Capitulo 5, Trocolos y yetis.


Para mi partirme la espalda siempre ha sido un poco como cagarse en el water de otro.

Tu sufres el dolor, pero otro se come el olor.

Recuerdo un fin de semana algo loco…

Como cada noche fui a buscar a Colins a su portal, resulta que el pobre chico aun no había cenado, por que sus pizzas estaban encerradas en un ascensor, junto al repartidor, tras varios intentos por rescatar al pobre hombre, decidimos que bueno… mientras tuviera aire y comida, nada malo podría pasarle, asíque pasamos de su culo y nos fuimos a dormir.

La tarde siguiente transcurría con total normalidad, algunos, me incluyo, estábamos un poco yetis a causa de los trocolos, cuando unos señores se acercaron a nosotros.

– Que chavales, ¿patinandola?.

– Si, aquí, pasando el rato.

– Si… pues los mayores de edad darnos el DNI (acompaña la frase con un gesto mostrando su placa de policía, de policía secreta)

Yo, he de reconocer que me asuste, aunque no se quien se asusto mas.

Me levante de la silla y corrí ante la atónita mirada de los agentes del orden publico, que cuando reaccionaron salieron a por mi…

Consegui librarme de uno destapando “el agujero” pero el otro, sorprendido por la situación, no dudo, saco su pistola reglamentaria y me disparo…

Así es como por quinta vez, me quede en silla de ruedas.

Kaly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.