De lo incierto y lo seguro.

Empezó a buscar la leña con el fósforo encendido y no solo se quemó, también se quedó sin cerilla.
De los arboles crecieron ramas y de las ramas, hojas. Pero no las vio. Un ruido precedió a su caída. Oía voces, pero no podía hablar. Olía a rabia pero sabía a mentira. El tiempo es agua, el engaño alimenta una sociedad mórbida, el ego es helio. Los sueños son un tren, el carbón billetes. Hemos quemado a iguales en chimeneas y llamamos animales al resto. Ni se acabaran las piedras, ni se extinguirán las manos. Las letras tienen mechas, harán que nazcamos con pasamontañas. Morimos porque nadie te dice que cagas vida. No es malo todo lo que apesta. Germina la violencia en el jardín del pasado y los lamentos volverán pues cambian al carcelero, pero nunca hemos derribado la cárcel.
Con los vientos del conformismo la libertad navega hacia utopía.

Kaly
This entry was posted in De.... Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>