Capitulo 3, Me pareció ver un lindo gatito.


Los States me habían defraudado un poco la verdad, y después de otra larga recuperación decidí que quizá fuera buena idea un cambio de aires.

Durante el tiempo que estuve en la cama decidí leer sobre la búsqueda de la felicidad, esas pequeñas cosas que hacen que tu vida sea mas feliz, tirarse un pedo y que nadie te acuse, reírte sin que nadie te vea de un señor al que el viento le ha robado el paraguas, esquivar una mierda y que otro la pise, pequeños detalles de la vida.

Fue en la búsqueda de la felicidad cuando encontré el verdadero sentido de la vida.

Y desde aquel día, hice todo lo posible por ser feliz, y contagiar mi felicidad.

Hacer a la gente feliz es fácil, si sabes como claro, y si el gato de una niña se ha subido a un árbol piensas, si consigo recuperar el gato la niña será feliz, y, buala!!!! Una bombilla se ilumina.

Trepas una rama, te agarras a otra, meter un poquito el pie por aquí, por alla, y bueno, aunque el gato te araña un poco, no dejas de ser un desconocido, al final, la niña es tan feliz por tener a su gato en brazos, que cruza la calle sin mirar, el conductor que en ese mismo momento pasaba por alli intenta esquivar a una linda niña con un gato en brazos dando un volantazo hacia el lugar, en el que este pobre desgraciado, descansaba tras rescatar al gato.

La ambulancias llegaron a tiempo para evitar mi muerte pero…

Así fue como por tercera vez, me quede en silla de ruedas.

Kaly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.