De miradas.

Solo tenía que mirarle a los ojos para que las puertas de lo intrigante se abrieran de par en par.

¿Qué habría tras esa mirada de yonki?

Placer…

 

Kaly
This entry was posted in De.... Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *