De un futuro mejor.

Recordaba aquellas tardes al sol, viendo el mundo cambiar delante de sus ojos, algo no iba bien, aunque nunca echara de menos su viejo reloj.

Percibía una distancia cada vez mayor entre ellos y nosotros.

El ellos se perdía en un mar de teléfonos, papeles, direcciones y personas, que siendo tan de carne y hueso como él, jamás se emocionaron.

El nosotros, acababa de nacer, Km. 0 de una nueva esperanza.

 

Kaly
This entry was posted in De.... Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *