De cuando el refranero nos margina.

Dice mi abuela que siempre hay un roto para un descosido, yo no sé si soy el roto, el descosido, o ambos, el tema es que en noches como esta, pues me siento raro.

Es un fastidio estar fuera del refranero, ese que dicen que es tan sabio…

En mi país de ciegos, soy un tuerto sin reino. La sombra que me cobija en mi gran árbol, no es buena. A mis caballos regalados, no puedo ni mirarles los dientes porque no tienen, y madrugo, pero dios se ríe en mi cara. Me falta la uña de mi carne, como no tengo tetas… me jodo con la carreta, y creo que si la salud me lo permite, mi mal si durara cien años.

Canto pero ningún mal espanto, y soy alérgico a las tortas que suplen mi falta de pan, tampoco se hacer cestos a cientos, y mis amigos que son un tesoro, pues entre que unos viven a tomar por culo, otros han encontrado su media naranja (siempre he pensado que mi mitad debe ser un limón, porque estoy de un agrio buscándola) otros no tienen tiempo ni para ellos mismos, y otros no llegan a la mayoría de edad, pues si, en los amigos encuentro un poco de consuelo pero ninguno te arropa, y te quedas durmiendo solito, con lo que odio dormir solo.
Si el gobierno supiera lo que odio dormir solo pararía la ley sinde para lanzar la ley conde, conde, con desconocidos si hace falta, en esas estoy.

El caso que esto de la soledad, pues ya me aburre (discúlpenme aquí mis amigos, esos que ahora mismo estarán pensando, pero si no estás solo, me tienes a mí, si claro, JÁ) te tengo para muchas cosas, no lo dudo, pero no para esas que yo ahora añoro.

Tengo la certeza, que en algún lugar del mundo existe una persona con la que formaría una pareja perfecta, ese es el problema, que el mundo es muy grande, y en google, amigos, en google no se encuentra siempre lo que se busca.

Lista de cosas cursis que estoy deseando poder hacer:

– Mandar sms´s que acaben en te quiero (apodo pastelosamente vomitivo)

– Tirarme 15 minutos con el… cuelga tú, tonto.

– Que mi factura del móvil sea increíblemente cara, porque por ir de liberal no hice a mi pareja mi favorito.

– Acordarme de fechas absurdas y discutir por ellas.

– Pelearme por cómo educar a unos hijos que creo nunca tendré.

– Dejar a mis amigos tirados por que en el último momento decidiste quedar conmigo.

– Que alguien me diga que hacemos una pareja perfecta y yo hacerme el tonto y decir, ¿tu crees?.

– Vivir alguna situación sexualmente embarazosa.

– Comprarte algo por San Valentin, que coño!

Kaly
This entry was posted in De.... Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *