De la paradoja de Moore, al cambio necesario.

Fue en una conferencia del filósofo G. E. Moore donde hizo la siguiente afirmación.

“está lloviendo, pero yo creo que no”.

Dicha frase, que podría haber pasado desapercibida perfectamente llego a oídos de Ludwing Wittgenstein, él, quedo tan fascinado por dicha afirmación que años más tarde la convertiría en la paradoja de Moore.

Dicha frase, es en ambas partes verdadera, aun siendo contradictorias.

Que este lloviendo fuera, pero yo en el interior, crea que no lo hace, no tiene nada de ridículo.

¿Entonces por qué es tan especial la paradoja de Moore?

Porque Moore, no nos hablaba de meteorología, nos hablaba de creencias.

La frase “está lloviendo, pero yo creo que no” habla de la necesidad de creer en algo para poder afirmarlo, aunque en sí misma la frase es contradictoria.

Los placebos, eran medicamentos inocuos es decir, sin ninguna propiedad, administrados a pacientes aquejados de algún dolor X, al tomarlo, el paciente creía que dicho medicamente le estaba ayudando a sanar, cuando en realidad, su mejoría se debía a la estimulación cerebral.

Si Moore creía, y los placebos funcionaban… aún tenemos esperanza.

¿Por qué no creemos?

Creamos en una sociedad más justa, creamos en poder superar cada obstáculo, creamos que somos importantes para quienes nos rodean, y creamos en los que nos rodean, creamos que lo positivo siempre tiene más importancia que lo negativo, creamos en poder logar cada propósito, creamos en el cambio, y creamos en las personas…

Somos los pagadores de una deuda adquirida hace mucho tiempo atrás, cuando los intereses de unos pocos señores del dinero se antepusieron a los de toda una sociedad, cuando los especuladores jugaron con los sueños de muchas familias, y mientras unos escribían:

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” Artículo primero de la declaración universal de derechos humanos.

Otros usan dicha declaración para limpiarse el agujero por el que cagan mejor mierda que los demás. ¿Por qué su mierda vale más que la nuestra?

¿Quiénes son y dónde están?

¿Por qué hemos olvidado que el pueblo unido jamás será vencido?

Dominan nuestras voluntades con su dinero, manipulan a su antojo, y buscan disfrazar nuestra realidad, nos regalan sus sobras y se sienten generosos.

Porque con su dinero, no pueden comprar mis valores, digamos bien alto, no nos gustáis, y sabemos cuáles es vuestro juego, pero ahora, vamos a cambiar las normas, para que entremos todos a jugar, porque sois menos y tenéis que abrir los ojos, la sociedad camina a la idiotización, pues es la única manera de convertir leones en borregos, que no apaguen tu luz, que no domen tu espíritu, ¡lucha y vive!.

Kaly
This entry was posted in De.... Bookmark the permalink.

One Response to De la paradoja de Moore, al cambio necesario.

  1. Pingback: Tweets that mention De la paradoja de Moore, al cambio necesario. | El que tiene ruedas por pies -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *